tentaculo derecho
Anuncio importante: Subcultura cierra el 31 de enero. Más info aquí.

Reparto

Sin grupo

Selene

Selene es la encarnación de la Luna, es decir, es la forma humana que la mismísima Luna escogió para descender a la Tierra. ¿Que por qué decidió hacer eso? Solo Ella lo sabe, pero sospechamos que el pequeño Garin tiene algo de culpa, ya que Selene le sigue a todas partes y apenas se separa de él. Mientras tanto aprende todo lo que puede de las extrañas criaturas que habitan en la Tierra, algo que en ocasiones acarreará más de una situación embarazosa. Dicharachera, inocente, impulsiva y completamente ajena al saber estar, humano o vampírico.

Garin

Garin, primogénito de los Barones Von Faust. Bueno, más bien el primero en ser adoptado. Es un vampiro un tanto extraño ya que es sensible, tímido y un poco miedica. Quizá sea porque lo que más desea en su no-vida es ser un niño mortal. Odia ser vampiro y esto es algo que le acarrea las burlas y puyas de su hermana Victoria.

Victoria

Victoria, al contrario que Garin, es una orgullosa vampiresa de la vieja escuela. Arisca, altiva, cruel… vamos… lo típico. Siempre está dispuesta a divertirse a costa del sufrimiento de los demás y procura amargar la vida tanto como puede a aquel con quién se cruza. La vitalidad y las rarezas de Selene la exasperan a más no poder, la vergüenza ajena es algo que ha llegado a descubrir desde que la conoció.

Zoe

Zoe era la melliza de Victoria en su vida mortal. Ahora también lo son, claro, pero son bastante diferentes. Zoe es una vampiresa que respeta las tradiciones pero siempre está abierta a las novedades, no sin antes haberlas analizado a fondo. Es mucho más sociable que su hermana, lo que puede llevar a engaño, ya que a la hora de la verdad es igual de fiera que ella. Aunque con Selene se lleva de maravilla, ya que sus ocurrencias tienen ese punto de locura que tanto aprecia la pequeña Zoe.

Ozzy

Ozzy es la mascota de los Von Faust. Debido a la traumática pérdida de su madre cuando era un bebé, este bicho está completamente desequilibrado. Por razones desconocidas, la música produce en él reacciones durante las que más vale no estar cerca de él ya que tu cabeza correría serio peligro. No está de más tener siempre el oído atento y un ojo encima de él, por si acaso.

Jenkins

Jenkins. Su familia ha servido lealmente durante siglos a los Von Faust. Su continuo olor a ajo le ayuda a mantener a raya a los pequeños vampiros, que tratan una y otra vez de sabotear sus quehaceres cotidianos para divertirse a su costa. Pese a su aspecto un tanto… bueno, pese a que es un horror de hombre porque más feo no se puede ser sin matar del susto, su educación e inteligencia parecen no tener fin.